Diego Armando Maradona se ha hecho un polémico tatuaje en el pecho como prueba de su amor por su actual pareja sentimental, Rocío Oliva, con la que mantiene una relación con turbulencias, separaciones y reconciliaciones, publica MundoDeportivo.com.

El ‘pelusa’ llama ‘perra’ a su chica, que ha llegado a denunciarle por palizas y malos tratos, y ha elegido ese llamativo apodo íntimo para dejarlo incrustado en su piel, un decisión que le ha granjeado críticas y reprimendas no solo en Argentina por su connotación misógina.

Rocío asistió a la sesión en el Scull Tattoo Studio de Buenos Aires y tomó mate mientras el ex crack azulgrana y de la albiceleste soportaba el dolor de los pinchazos.