El último y majestuoso adiós de Kobe Bryant

0
1

Como si de un guión de Hollywood se tratara, Kobe Bryant firmó una última gesta con 60 puntos en la noche de su adiós definitivo, una despedida majestuosa que, según reconoció tras el choque, “jamás hubiera imaginado”, y que puso el broche a una jornada inolvidable para el baloncesto.

“El final perfecto hubiera sido ganar el campeonato”, comentó el número 24 en conferencia de prensa, aún con la camiseta sudada tras disputar 43 minutos frente a los Utah Jazz en la victoria de su equipo por 101-96.

“Hoy sólo traté de jugar duro y poner un ‘show’ en la medida de lo posible. Me alegro de haberlo podido hacer por última vez, aunque es difícil de creer que haya pasado así. Ha sido increíble. Estoy en ‘shock’ aún”, manifestó.

Los espectadores en la primera fila del pabellón recibieron como obsequios un muñeco con la figura de Bryant, una gorra con el eslogan del jugador y una pequeña réplica del helicóptero con el que se desplaza desde su residencia en Newport hasta el pabellón de los Lakers.

El resto de asistentes se llevaron una camiseta con la palabra “Love”, bordada con el logo de la “Mamba Negra”, el apodo del número 24.

Bryant también se llevó un presente por parte de los Lakers: un anillo con cinco diamantes grandes (uno por cada uno de sus títulos) y 20 diamantes más pequeños (por cada una de sus temporadas en la Liga).

Y eso era antes de que en más vídeos aparecieran las despedidas de compañeros como Shaquille O’Neal, Derek Fisher, Kevin Durant, Dwyane Wade, Dirk Nowitzki, Gregg Popovich, Kevin Garnett, Carmelo Anthony, Stephen Curry, Lebron James, Pau Gasol (“deseo mantener nuestra amistad por el resto de mis días”), Lamar Odom y Phil Jackson.

Instantes antes, desde el centro de la cancha, el jugador se despedía de su público: “No puedo creer lo rápido que han pasado 20 años. Es una locura. Gracias desde el fondo de mi corazón. Os quiero. ¿Qué puedo decir? Mamba fuera”.

Llovía el confeti. Sonaba “The Best”, de Tina Turner. Era un final de película para una carrera estremecedora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here