Si Miranda Kerr hubiese sabido lo que conllevaría aceptar el diamante en forma de corazón de 11,72 quilates que le regalaron el día de San Valentín en 2014, perteneciente a la firma neoyorquina Lorraine Schwartz, quizá se lo hubiese pensado dos veces a la hora de consentir tal obsequio.

Al parecer, la joya fue un presente del empresario Jho Low, acusado de blanquear más de 360 millones del fondo. Ahora, el Departamento de Justicia de Estados Unidos está investigando junto con la Reserva Federal al fondo malasio 1Malaysia Desarrollo Berhad (1MDB) por malversación, que fue creado en 2009 para promover el desarrollo económico de Malasia. Las autoridades estadounidenses estiman que la cifra de dinero malversado en 1MDB asciende a 4.036 millones de euros.

Low es un estrecho colaborador del hijastro de Najib, Reza Aziz, quien cofundó la productora de la película «El Lobo de Wall Street», que según la justicia de Estados Unidos. se financió con 100 millones de dólares desviados de 1MDB. En el momento del presente, la modelo, ahora casada con el fundador de Snapchat Evan Spiegel, mantenía una relación muy estrecha con el empresario, que también le regaló otro diamante de color rosa, de 8,88 quilates. En total, las autoridades estadounidenses estiman que el valor de las joyas superan los ocho millones de euros.

Las primeras pesquisas apuntan a que no son las únicas joyas que compró el empresario. También se gastó cerca de 29 millones de euros en gemas para la esposa del primer ministro malasio, Rosmah Mansor. Otra de las personas supuestamente afectadas en este caso fue el actor Leonardo DiCaprio, por la película de «El lobo de Wall Street» que protagonizó en 2013 y en la que la productora Red Granite Pictures podría estar involucrada en la trama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here