El entrenador del Honduras Progreso, Wilmer Cruz, fue agredido después del partido ante la Real Sociedad y que se consumara la eliminación del equipo progreseño.

Al final del partido, Wilmer se quejaba que alguien le había lanzado un proyectil desde la grada del estadio Humberto Micheleti. Su equipo ganó 4-3, pero no fue suficiente para avanzar ya que los de Tocoa anotaron goles de visita.

Wilmer reflejaba dolor en su rostro tras el impacto y se limitó a decir que “alguien me lanzó algo desde la grada”.