Un desafortunado golpe le saca el ojo a un jugador de basket neozelandés

El alero neozelandés Akil Mitchell recibió un fuerte encontronazo en su ojo izquierdo durante el partido que disputaba su equipo, el New Zealand Breakers ante el Cairns, y por un instante, se le salió de la órbita, temiendo lo peor en ese momento y sobre la pista de juego.

Mitchell, tras recibir un manotazo bajo el aro del jugador del Cairns, Nnanna Egwu, enseguida se dio cuenta de que su ojo se había salido de la órbita y se quedó en el suelo con fuertes muestras de dolor, consciente de lo que había ocurrido mientras sus compañeros todavía no se habían dado cuenta.

Aunque cuando levantó la cabeza, todos pudieron apreciar que su ojo se había salido de la órbita y parecía que iba a desprenderse de su cara en cualquier momento. Fue una situación de mucha tensión, aunque afortunadamente llegaron con rapidez los servicios médicos, que pudieron devolverle el ojo a su sitio, camino del vestuario.

El general mánager del equipo, Dillon Boucher, confirmó luego que Mitchell había podido conservar el ojo cuando se temía lo peor. “Se encuentra descansando y podemos confirmar que no ha perdido la visión en ese ojo”, dijo. “Si que ha sufrido una lesión, pero no es tan importante como en un principio se temía”.

Según explicó luego el segundo entrenador, Mike Fitchett, Mitchell estaba más interesado en saber el resultado del partido que de su recuperación. “Akill se encontraba en el vestuario y nos dijo que “estuviéramos seguros de ganar la batalla del rebote”. La victoria fue para su equipo y su ojo, afortunadamente, seguirá en su cara.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here