Roger Federer ganó y dio otro paso hacia la final soñada en Australia

0
1

Roger Federer aplastó sin sobresaltos al alemán Mischa Zverev, verdugo de Andy Murray en octavos, y se clasificó, a sus 35 años, a una nueva semifinal del Abierto de Australia, la 13° en su carrera. Toda una leyenda.

El suizo se impuso 6-1; 7-5 y 6-2 a su rival en menos de dos horas de juego y en semifinales enfrentará a Stan Wawrinka, con lo que Suiza se asegura un finalista en el primer Grand Slam de la temporada que se disputa en Melbourne Park.

Federer, con 17 títulos de Grand Slam, cree más que nunca en su Major N° 18, ahora que sus dos grandes rivales, Murray y Novak Djokovic, están fuera.

Y el ex N°1 avanza a paso firme rumbo a una definición que acaso no se propuso pero que busca con su juego firme y lleno de talento, por más batallas que tenga encima. Para el mundo entero, el sueño es uno solo: una final entre Federer y Nadal para volver a vivir aquellos partidos épicos entre los dos tenistas más importantes que parió la historia más reciente del tenis.

Roger enfrentará a Wawrinka en la próxima instancia luego de que el 4° del mundo batiera al francés Jo Wilfred Tsonga por 7-6, 6-4 y 6-3.

Después de acceder por octava vez a esta instancia del Abierto de Australia, el suizo dialogó con Jim Courier en pleno court del Rod Laver Arena y sobre su triunfo ante el francés aseguró que “no fue fácil jugar porque estuvo muy ventoso” pero explicó que “cuando me moví más y fui más agresivo, allí saqué la diferencia”.

En el cuadro femenino, la norteamericana Venus Williams pasó a semifinales del Abierto de Australia este martes, al derrotar a la rusa Anastasia Pavlyuchenkova por 6-4 y 7-6 (7/3).

La tenista de 36 años se convirtió en la tenista más veterana en llegar a semifinales de un Grand Slam en 23 años, donde se medirá ante la norteamericana Coco Vandeweghe, quien superó a la española Garbiñe Muguruza por 6-4 y 6-0.

Coco, una de las jugadoras más altas del circuito (1,85 metros), aprovechó el impulso tras haber batido a la número uno del mundo, Angelique Kerber en octavos de final.

“No me sentía muy bien allí (…) tenía dudas sobre todo”, dijo la jugadora de 25 años y agregó: “Pero seguí presionando y finalmente ella cayó. Una vez que me puse manos a la obra en el segundo set me sentí como un tren en marcha, nada podía pararme”, contó en referencia al resultado de 6-0.

Para Vandeweghe, la semifinal será su segundo encuentro con Venus. En su primer partido fue derrotada en dos sets en Roma.

“Es un honor jugar contra una gran campeona como Venus, a quien veía jugar en televisión cuando era niña”, dijo la jugadora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here