Messi rompió su silencio en una entrevista al diario Olé de Argentina y la Barcelona futbolística se sobresaltó de mala manera. “Si por mí fuera me quedaría siempre. Pero como dije recién, no siempre se da todo lo que a uno le gusta. Más en el fútbol, que es tan cambiante y que pasan tantas cosas. Es complicado, más en los momentos que está pasando hoy el Barcelona”, disparó Leo a la pregunta de si se veía acabando su carrera en el Barça. Y dejando abierto el futuro a todas las opciones, las reacciones en Barcelona fueron inmediatas.

“El compromiso de Messi con el club es total, no ha cambiado nada y no hay que dar más trascendencia a esas palabras”, advirtió a ESPN una fuente próxima a la directiva, quien repitió que “no hay que sacar las cosas de contexto” para dar a entender la tranquilidad que existe en el Camp Nou con este asunto.

La realidad, sin embargo, es insistente a la hora de poner en duda el futuro de la Pulga en el club. No hace demasiados meses el futbolista oficializó su continuidad hasta 2018 con una mejora sustancial de su contrato que pareció cerrar todo debate, pero en cuanto, el mes pasado, su nombre volvió al plano en el tema judicial al darse a conocer la intención de la fiscalía de acusarle directamente por evasión fiscal el run-run reapareció, dándose cuenta de su profundo malestar por el tema.