No es común ver a un futbolista profesional quebrarse en llanto en medio de un partido. Pero es lo que le ocurrió al delantero del club chileno San Marcos de Arica Emilio Rentería el fin de semana último durante un partido de primera división.

No fue una lesión lo que provocó su dolor sino los insultos racistas que recibió de la hinchada rival, Deportes Iquique. El jugador, de nacionalidad venezolana, dijo a BBC Mundo que nunca antes en sus 14 años de carrera había sufrido abusos por ser negro, hasta que llegó a Chile.

Me sentí muy mal”, contó Rentería, que antes de jugar en Chile compitió varias temporadas en la liga de Estados Unidos con el Columbus Crew (2009-2013) y una en la liga uruguaya con Defensor Sporting (2013).

“Me llamó mi madre después de enterarse lo que ocurrió y no sabía qué decirle”, confesó el futbolista. El jugador dijo a BBC Mundo que no tuvo problemas antes de estos dos encuentros de noviembre.

A comienzos de noviembre también había recibido insultos racistas en el encuentro que su club disputó con O’Higgins de Rancagua. Sin embargo, los incidentes del sábado fueron demasiado para él.

Impotente y dolido ante algunos fanáticos que le gritaron “mono” y “negro de mierda” luego de que convirtiera un gol, el jugador no aguantó y se echó a llorar en el medio de la cancha. Eso llevó a que el árbitro decidiera suspender el partido, algo que jamás había ocurrido en la historia del fútbol chileno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here