Landon Donovan, la imagen del fútbol estadounidense en la última década, se despidió hoy como campeón: su equipo, Los Angeles Galaxy, logró su quinto título de la MLS al batir en la final por 2-1 en la prórroga a New England Revolution.

En el minuto 111, el irlandés Robbie Keane hizo honor a su premio de jugador más valioso (MVP) de la Major League Soccer (MLS) al recibir una pelota en profundidad y anotar el tanto del triunfo del Galaxy. Gyasi Zardes había adelantado en el minuto 52 al equipo angelino, que actuó de local.

En el ’70, Keane pudo haber hecho el 2-0, pero erró el mano a mano con el arquero rival. No falló más tarde en la prórroga.

Chris Tierney igualó en el minuto 78 en una de las pocas acciones de peligro de New England y cuando el Galaxy tenía el partido controlado.

Tras el empate, el Revolution se hizo con el control del encuentro y pudo adelantarse con un remate al travesaño en el minuto 84.

Ya en el tiempo extra, la mejor ocasión fue en el minuto 102 para New England, pero el disparo cruzado de Patrick Mullins lo rechazó a córner el arquero del Galaxy. Keane no perdonó a pocos minutos de que el título se tuviera que decidir en los penales.
Donovan, de 32 años, sumó hoy su sexto título y se despidió del fútbol de la mejor manera posible y ante el público que lo apoyó diez temporadas en Los Angeles.

Donovan disputó hoy su partido número 335 en la MLS y es el líder histórico de la liga estadounidense en goles (144) y asistencias (136).

El gran trofeo de la Major League Soccer sigue siendo esquivo para New England Revolution, que ha perdido las cinco finales disputadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here