El 5 de septiembre, la directiva de Gallos hizo oficial la llegada de Ronaldinho al futbol mexicano, la presencia del astro brasileño en nuestro balompié prometía una pincelada de calidad para Querétaro y para el futbol mexicano en general.

Sin embargo, la presencia de Ronaldinho en los Gallos se reflejó únicamente en las tribunas, pues en los 10 partidos que vistió la playera de Querétaro apenas logró marcar tres goles y asistir en dos ocasiones, números muy pobres para un jugador que llegó con cartel de estrella.

Pero en las tribunas su aporte fue mucho mayor, el futbolista de 34 años logró aumentar hasta un 33% la asistencia al estadio Corregidora, de una afluencia de un 50% o menos al inicio de la temporada, a la llegada de ‘Dinho’ el Querétaro logró abarrotar su estadio y concluir el torneo con una asistencia promedio del 89%.

Además de aportar en las plazas a las que el equipo fue de visitante. Por ejemplo, en el Omnilife reunió más de 30 mil aficionados, la mejor entrada registrada en el estadio de las Chivas durante el torneo.