El 2004 fue trágico para la familia Márquez porque Oscar, la cabeza del hogar y su hijo, Victor Manuel, perdieron la capacidad de mantenerse en pie.

Hace trece años Oscar sufrió un accidente laboral que lo dejó atado a una silla de ruedas y mese más tarde, un asalto en su casa, hizo que su hijo entrara en un shock de nervios que también lo dejó postrado.

A pesar de la fatalidad, este hondureño no ha dejado de luchar para tener el pan de cada día. Su conocimiento le permite dirigir trabajos como mecánico para equipo pesado.

Bienvenida la Mañana lo entrevistó y esta es su historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here