Una vendedora de frutas fue asesinada en la colonia La Pradera de Tegucigalpa.

Se presume que el cobro de la extorsión es el móvil de este crimen.