El joven Selvin Castellanos es ultimado en la colonia Bellavista, en San Pedro Sula.

Castellanos vendía cocos a las personas que caminan a rótulo de la Coca-Cola.

Se desconocen las causas de este crimen.