Kaio y Flecha son dos amigos inseparables. Da igual que el primero sea un niño y que el segundo sea un caballo: lo suyo es puro amor fraternal. Pero su bonita historia se rompió cuando un ladrón se lo llevó del lugar en el que descansaba. Desde ese momento el pequeño Kaio, que sufre problemas cardiacos y sanguíneos, entró en crisis. 

El robo se produjo cuando la familia de Kaio fue a la iglesia y dejaron al caballo atado fuera, como siempre habían hecho. Pero cuando salieron del templo, descubrieron que el animal no estaba. El pequeño se llevó un enorme disgusto, y en seguida todo el barrio en el que viven de la localidad de Cubatao (Brasil) se puso manos a la obra para intentar encontrar al preciado caballo.

Como el pequeño Kaio no puede emocionarse en exceso, por culpa de sus problemas en el corazón, su madre decidió contarle una mentira piadosa. “Le dije que su padre había prestado a Flecha a un amigo, y que en unos días nos lo iban a devolver. Pero no paraba de llorar”, asegura Deise Eurides en declaraciones concedidas al diario G1.

Pero a pesar de la batida vecinal, no hubo suerte. Por eso su madre decidió organizar una campaña en redes sociales para encontrar a Flecha. No solo para que su hijo se llevara una alegría, sino para que también estuviera sano: desde que los dos se conocieran hace seis meses, la salud del pequeño ha mejorado sustancialmente, ya que mientras está subido a él está mucho más tranquilo y relajado. 

Tras publicar en Facebook imágenes del caballo y del niño, y de contar lo importante que es para el pequeño Kaio y su salud, el ladrón decidió devolver a Flecha. “Me llamó un hombre desde un número oculto y me dijo que estaba en las afuera. Creo que se dio cuenta de lo importante que era Flecha para Kaio y decidió llamarnos”. Tras el reencuentro, el niño y el caballo vuelven a ser inseparables.

22 Comentarios

Comments are closed.