Tras la histórica renuncia de Benedicto XVI, el 13 de marzo de 2013 fue consagrado por primera vez un pontífice latinoamericano en el Vaticano.

13 de marzo de 2013: el humo blanco que emerge de la chimenea de la Capilla Sixtina indica que el Colegio de Cardenales ha elegido al 266º papa, sucesor de Benedicto XVI.

Francisco I aparece en el balcón de la Basílica de San Pedro, en Ciudad del Vaticano. El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio fue elegido minutos antes para liderar a 1.200 millones de católicos del mundo.