Temas del momento

Muere la niña que mostró al mundo la terrible cara del cáncer

Jessica Whelan ha fallecido. Hace tan solo unas semanas, esta niña inglesa de 4 años se hizo conocida gracias a las tremendas fotografías que su padre había hecho.

“Mi princesa ha extendido sus alas de ángel y ha ido a jugar con sus amigos y seres queridos. Ahora velará desde allí arriba por su hermano pequeño y por nosotros mismos hasta que un día volvamos a reunirnos de nuevo”. Con estas palabras su progenitor ha comunicado la luctuosa noticia.

Jennifer fue la protagonista de una serie de retratos descarnados titulada “La verdadera cara del cáncer”. Con dichas fotos, su padre, un electricista inglés llamado Andy Whelan quiso que el mundo viera cuál era el rostro y los estragos de esta terrible enfermedad en los niños.

La pequeña padecía un neuroblastoma, un tipo de tumor canceroso muy raro que se desarrolla a partir de tejido nervioso y que normalmente se presenta en bebés y niños. La enfermedad le fue diagnosticada a finales de 2015, con tan mala suerte de que se encontraba en una fase muy avanzada cuando lo médicos detectaron los primeros síntomas.

La foto más destacada de Jennifer, que se convirtió en un fenómeno viral, es una en la que se la ve sufriendo en blanco  negro. Así la definió Andy en su día: “Esta es la verdadera cara del cáncer: los vasos sanguíneos que sobresalen de su piel, una lágrima solitaria corriendo por su mejilla, su cuerpo rígido y el rostro contraído por el dolor”.

La intención de Andy era la de remover conciencias entre los políticos, la industria farmacéutica y los científicos, para que pudieran ser conscientes del terrible daño que esta enfermedad hace en los niños y también para motivarlos a seguir trabajando para encontrar una cura. Un tratamiento que, lamentablemente, no ha llegado a tiempo para su hija.

El padre se ha despedido de su hija con las siguientes palabras, publicadas en la página de Facebook que su familia había creado para ir informando sobre la salud de Jennifer. 

“Me siento aliviado y triste por informaros que Jessica finalmente encontró la paz a las siete de esta mañana. Ya no sufre, ya no siente el dolor de su cuerpo. Ahora mi princesa ha extendido sus alas y se ha ido a jugar con sus amigos y seres queridos. Ahora velará desde allí arriba por su pequeño hermano y por nosotros hasta que un día nos volvamos a reunir de nuevo.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.