La decana de los corresponsales de guerra, Clare Hollingworth, responsable entre otras de las primicias del inicio de la Segunda Guerra Mundial y de las negociaciones de paz entre Estados Unidos y Vietnam, murió este martes a los 105 años, anunció su familia en las redes sociales.

“Tenemos la tristeza de comunicar que tras de una ilustre carrera que abarcó un siglo de noticias, la prestigiosa corresponsal de guerra Clare Hollingworth murió esta noche en Hong Kong”, reza un comunicado de la familia.

La británica Hollingworth trabajó como corresponsal de combate en las guerras de Vietnam, Oriente Medio, India y Pakistán, o Argelia, y cubrió la Revolución Cultural china, entre otras misiones.

Sin embargo, su gran logro periodístico fue dar lo que se considera como la gran exclusiva del siglo XX: fue la primera en informar sobre el despliegue de tanques nazis en la frontera con Polonia en 1939, horas antes del inicio de la invasión alemana y de la Segunda Guerra Mundial.

Más aún: cuando Clare dio esa noticia, apenas hacia una semana que había sido contratada por The Daily Telegraph para su primer empleo de reportera.

Enviada especial en Polonia, Clare logró entrar en Alemania en un automóvil que le prestó el cónsul general de Gran Bretaña. A su regreso, en un valle, el viento hizo volar el camuflaje que ocultaba columnas de tanques dispuestos a entrar en Polonia.

Tras ese brillante debut, Clare corría el riesgo de no estar a la altura. No obstante, prosiguió brillantemente su carrera durante el resto del siglo y sus principales conflictos.

Fue ella quien reveló las negociaciones de paz entre Hanói y Washington a finales de la guerra de Vietnam y la que anunció que el espía británico Kim Philby se había pasado a la Unión Soviética.

“No soy valiente. Me gusta solo sentir un poco de peligro de vez en cuando. Lo que realmente me hace temblar son los ascensores”, afirmó hace algunos años.