Temas del momento

Consejos para buscar empleo y no fracasar

Nadie va a venir a buscarte a casa para darte trabajo. Tampoco basta con hacer clic en alguna web y escribir unas pocas líneas en un documento Word. Buscar empleo es todo un desafío que puede ayudarte a crecer como persona y como profesional. No te quedes parado.

1. Tener un plan: estrategia

Solo tú puedes responder a estas 2 preguntas: ¿Quién soy profesionalmente? ¿Qué quiero profesionalmente?
No encontrarás nada si no sabes lo que buscas: necesitas un objetivo real. Ponlo por escrito con metas, plazos y alternativas por si no tienes éxito.
No olvides que buscar trabajo es un trabajo.

2. Ser diferente: marca personal

En palabras de Antonio Vallejo Chanal, experto en búsqueda de empleo por Internet: “Para ser diferente tienes que ser tú mismo”.
Nadie mejor que tú sabe lo que puedes aportar a una empresa (y lo que no). No te pases amoldándote a lo que crees que buscan: sorpréndeles con lo que solo tú puedes ofrecerles.
Hazte preguntas: ¿qué sabes hacer?, ¿cuáles son tus fortalezas?, ¿en qué te diferencias de los demás?

3. Saber venderse: plan de visibilidad

Toda tu red de contactos (amigos, familiares, conocidos, Facebook, LinkedIn…) debe conocer este mensaje: “estoy buscando empleo y dispuesto a trabajar”.
Acude a charlas, eventos, talleres… Conocerás a personas que en algún momento podrán serte útiles. Trabaja tanto los canales formales como los informales.
Lo que no se vende, no se compra. Eres tu propio asesor de marketing y necesitas más visibilidad. Gánala con un mensaje claro y contundente: “esto es lo que vendo”.

4. Estar (muy) bien informado

En un entorno cambiante es fundamental estar bien informado. Y tú quieres que tu entorno cambie. Necesitas saber dónde hay ofertas que te interesan (puestos, sectores, ciudades…).
Rastrea el mercado: webs de empleo, redes profesionales, prensa, escuelas…
Necesitas saber lo que piden (tanto lo que dicen que piden como lo que tiene la gente a la que éstán contratando). ¿Lo tienes? Fantástico, adelante. ¿No lo tienes? Consíguelo.

5. Aprovechar las redes sociales

Facebook: para que tus amigos te den el “soplo” si ven una oferta que encaja con tu perfil.
Twitter: la mejor para posicionarse como voz autorizada en un determinado campo de conocimiento. ¿Cuál es el tuyo? Si lo sabes, empieza a leer sobre el tema y a tuitear lo mejor que encuentres. ¡Aporta valor!
LinkedIn: como titular de tu perfil pon lo que quieres ser y no lo que eres. Únete a grupos de discusión que tengan que ver con tu sector y participa en los debates.

6. Un currículum excelente

Un mismo CV no vale para dos ofertas. Esta realidad te dará trabajo: el que te va a llevar adaptar el curriculum para cada proceso.
Evita a toda costa los envíos masivos: para cada vacante escoge bien las formaciones y experiencias que vas a poner en juego (aquello que tenga sentido) y las que te vas a callar (las que no aporten nada a ese puesto).

7. Cambiar el chip

“No se trata de buscar trabajo sino de contar lo que puedes hacer” (de nuevo Antonio Vallejo Chanal).
Nadie está buscando un currículum (por impecable que sea). Lo que quieren son personas que puedan ayudarles a mejorar a través de una serie de tareas. Si eres bueno en esas tareas, no esperes a que lo descubran: ¡díselo!
Las empresas buscan “personas con experiencias” y no meramente personas con experiencia laboral. Seguro que en tu haber tienes multitud de experiencias que pueden acreditarte.

8. Estar siempre en movimiento

Una cosa es estar en el paro y otra estar parado: nunca te quedes quieto, tampoco cuando consigas trabajo.
Formarse no es solo hacer cursos, es vivir experiencias tanto personales como profesionales: así ganarás aptitudes y serás cada vez más fuerte y más valioso. Nunca dejes de buscar lo que quieres.
Si no tienes suficiente experiencia y no encuentras buenas opciones para incrementarla, haz voluntariado. Existen multitud de asociaciones y en ellas se desempeñan todo tipo de puestos. En algún lugar hay sitio para tu rol profesional. No cobrarás pero ayudarás a la sociedad a la vez que aprendes.

9. Saber leer una oferta

No te guíes solo por el título: lee todo el contenido en busca de elementos que se relacionen con tu perfil.
Desmenuza y analiza la oferta: requisitos, funciones, habilidades, experiencia…

10. Causar buena impresión en la entrevista

Llega a la cita con cierta antelación y una copia impresa de tu CV bajo el brazo.
Igual que adaptas tu CV a la oferta, haz lo mismo con tu aspecto y vestimenta: dependiendo del tipo de empresa y de lo que estén buscando, procura adaptarte.
Estudia para la entrevista: necesitas saber todo lo posible sobre el sector profesional y sobre ese rol en concreto. También sobre la idiosincrasia de la empresa.
Expresa adecuadamente (sin minusvalorarte pero sin pecar de orgullo) tu valía para el puesto. Sé natural, empatiza con el entrevistador y muéstrate especialmente motivado.

Habla de dinero con tacto pero sin esquivar el tema. Pueden descartarte por pedir demasiado, pero también por pedir poco (creerán que no estás capacitado). Es crucial informarse a fondo sobre lo que se está pagando (euros brutos anuales) en ese sector, para ese puesto y a profesionales con tu nivel de formación/experiencia.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.