El volcán Etna, situado en la isla italiana de Sicilia (sur), entró en erupción y mostró en las últimas horas espectaculares explosiones incandescentes, emisiones de cenizas y una colada de lava, informaron las autoridades italianas.

El Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de la ciudad siciliana Catania (sur) informó hoy que desde las 17:00 GMT del lunes, la actividad en el nuevo cráter sudeste iniciado el pasado 23 de enero se ha intensificado de forma gradual.

Los temblores volcánicos alcanzaron sus niveles más elevados esta noche, entre las 22 y las 24 GMT, cuando en la isla siciliana se pudieron ver fuentes de lava brotando hacia el cielo que superaron varios cientos de metros de altura.

También se apreciaron explosiones de fuego y una colada de lava que se dirigió hacia el sudoeste, en dirección al pico Monte Frumento Supino, según el instituto de Catania.

Los fenómenos se han concentrado en la zona superior del volcán activo más alto de Europa y no constituyen un peligro para las personas, aunque los habitantes de las localidades Zafferana y Linguaglossa, situadas en las proximidades, sí han notado una modesta lluvia de cenizas.

Las autoridades italianas siguen con atención la situación, aunque de momento las carreteras cercanas y el aeropuerto de Catania siguen operando con normalidad.

El Etna tiene 3.322 metros de altura y está situado en la parte oriental de la isla de Sicilia, entre las provincias de Mesina y Catania.