Hay, al menos, 6 niños muertos y 23 heridos, en un trágico accidente en Tennessee, en Estados Unidos.

Podría haber sido mucho peor, porque hasta 35 menores, de entre 4 y 11 años, viajaban en ese autobús escolar, que ha quedado partido en dos tras chocar contra un árbol.

El conductor ha salido ileso y está colaborando con las autoridades para investigar las causas del siniestro.