En apoyo a las labores de protección a migrantes, elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC) y la Policía Municipal, rescataron a 34  indocumentados y  detuvieron a tres personas que los transportaban.

 

Con base en acciones de prevención del delito realizadas en puntos de control fijos y semifijos, uniformados de la Policía de Turismo y Caminos y la Municipal, solicitaron la revisión a un vehículo con placas de circulación ZAN-9417 del estado de Yucatán, que circulaba sobre el puesto de inspección ubicado sobre el tramo carretero Villaflores- Doctor Domingo Chanona.

 

Ante la solicitud de los agentes, el conductor de la unidad hizo caso omiso, acelerando la marcha de la unidad, provocando su detención metros adelante.

 

Los uniformados, al realizar la revisión, detectaron que en el vehículo viajaban ocho personas indocumentadas, de origen hondureño, de sexo masculino por lo que el conductor de nombre Azariel N de 32 años de edad, originario del municipio de Villacorzo, fue detenido.

 

De igual forma, elementos de la Policía Estatal Preventiva, detuvieron a Salvador N de 37 años de edad y Benigno N de 30 años de edad, ambos originarios de San Cristóbal de Las Casas, quienes conducían dos vehículos con migrantes de origen salvadoreño.

 

Los hechos se registraron en un punto de control semifijo, localizado sobre la calle Cupapé de la colonia ampliación Insurgentes de Tuxtla Gutiérrez, lugar en el que circulaban los vehículos con placas del estado de Tlaxcala y Chiapas.

 

Dichas unidades intentaron evadir la revisión, sin embargo, la pericia de los agentes permitió detectar el transporte de 14 mujeres y hombres, y 12 menores de origen salvadoreño, de 7 a 42 años de edad y sin la documentación correspondiente para comprobar su legal estancia en el país.

 

Cabe mencionar que en ambos casos se dio parte al Instituto Nacional de Migración (INM) y a la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos en Contra de Inmigrantes, por ser delitos de su competencia; mientras que los migrantes fueron atendidos médicamente y en alimentación de manera inmediata.

 

Mientras tanto, se realizó la cadena de custodia respectiva del objeto del delito, como lo marcan los protocolos nacionales de actuación de primer respondiente.

 

Lo anterior, se realizó con total respeto a los derechos humanos, tal como lo establecen los tratados internacionales y en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.