Un video ha dejado en evidencia como un sargento de la Policía de Nueva York somete a una adolescente embarazada utilizando en exceso la fuerza con una pistola eléctrica; acto que ya está siendo investigado por Asuntos Internos.

La grabación muestra las inquietantes escenas en que Dailene Rosario, de 17 años y con cuatro meses de gestación, grita: “Bájate de mí, bájate de mí”. Además, se le escucha decir; “¡Estoy embarazada, estoy embarazada!”.
El incidente se habría registrado alrededor de las 10 de la noche del viernes pasado en unos departamentos del Bronx, cuando la policía fue llamada en relación a una persona con un ataque de asma.

Supuestamente, el primer reporte fue cuando su hermano y su novio estaban peleando en el pasillo del edificio por un videojuego. Pero cuando los oficiales llegaron al departamento dijeron que el reporte fue por dos mujeres peleando, Rosario y su hermana, pero ella dice que eso es falso.

Sin embargo, cuando los agentes llegaron se encontraron con una pelea entre dos hombres en el cuarto piso del edificio, según detalla el Daily News había alrededor de 15 espectadores. Los oficiales pidieron refuerzos y llegaron 10 policías más.

De pronto los policías estaban tratando de someter a la adolescente jalándola de los brazos, mientras ella gritaba ellos la llevaban al suelo. Y en el video se puede apreciar el momento en que un sargento, vestido con un gorro de los Jets de Nueva York, descarga su pistola eléctrica en contra de ella.
Los dardos del arma le dejaron quemaduras de dos pulgadas a la joven, en el lado derecho de su torso. Esta semana, Rosario detalló que “el gancho estaba incrustado en mi piel, así que tuvieron que cortarla para sacar los dos Taser”.

La joven explicó al Daily News que los oficiales estaban enterados de que ella estaba embarazada, asegura que tanto ella como su hermana lo comentaron desde que llegaron los primeros policías.
Rosario tiene 14 semanas de gestación, se encuentra en la espera de una niña y el doctor ya le dijo que todo se encuentra bien. Sin embargo, además de denunciar el uso excesivo de la fuerza, asegura que pudo perder a su bebé por las descargas eléctricas.

Y es que las guías de la Policía de Nueva York aconseja a los oficiales que no usen armas de aturdimiento en “niños, ancianos, mujeres obviamente embarazadas y los débiles”, excepto en situaciones extremas.
De acuerdo con reportes policiales, la joven se mostró renuente desde un principio y cuando los agentes trataron lanzó golpes, se tiró al suelo y se negó a ser esposada. Finalmente, ella pasó la noche bajo custodia por resistirse al arresto.