Temas del momento

Muere un traficante tras reventarle dos bellotas de cocaína en pleno vuelo

Dos correos de la droga han sido detenidos en Torremolinos tras recalar en el aeropuerto de Málaga de manera accidental. Los supuestos traficantes, de nacionalidad venezolana, viajaban en un vuelo que cubría la ruta Valencia-Tenerife cuyo piloto tuvo que hacer una parada de emergencia en el aeródromo de la Costa del Sol por las fuertes dolencias abdominales de un tercer pasajero, que resultó ser otra mula y que murió poco después en el hospital al haberle reventado dos bellotas de cocaína.

El fallecido, de 30 años y también venezolano, fue trasladado en ambulancia al centro sanitario e ingresó en el área de Urgencias con un fuerte dolor en el vientre. Una placa en la zona abdominal confirmó que el paciente había ingerido 99 bellotas de cocaína (1.455 gramos) y que dos de ellas habían explotado mientras volaba. Según ha informado la policía, el hombre murió.

Este supuesto traficante fue acompañado al hospital por dos compatriotas de 28 y 29 años que desaparecieron en cuanto el hombre quedó ingresado en Urgencias. La policía, tras el aviso del personal sanitario sobre la droga que portaba el fallecido, inició las pesquisas para intentar localizar a estas dos personas, que fueron detenidas en una pensión de Torremolinos. También acumulaban decenas de bellotas en su organismo y los agentes les acusa de un delito de tráfico de droga.

Los investigadores hallaron en la habitación del establecimiento hotelero 105 bellotas de cocaína que ya habían sido evacuadas por los arrestados. Estos fueron trasladados a un centro sanitario, donde expulsaron otras 62 con un peso de 930 gramos. La policía encontró otros 21 paquetes de características similares en un contenedor de basura cercano a la estación de tren de Torremolinos, que presuntamente fueron arrojados ahí por los detenidos.

En la Operación Bolavén se han decomisado 285 bellotas de coca (con un peso de 4,1 kilos), 33.125 bolívares venezolanos, 175 euros y cuatro teléfonos móviles. En la investigación han participado agentes adscritos a la Udyco Costal del Sol y de la Brigada de Seguridad Ciudadana de las comisarías de Málaga y Torremolinos.