Un panda del zoológico de Nanchang, en la provincia de Jiangxi, en el suroeste de China, dio una lección de lucha a un joven que ingresó a su recinto para molestarlo, informó el rotatorio chino ‘People’s Daily’.

El animal, que se encontraba durmiendo, despertó cuando el imprudente visitante empezó a molestarlo y entonces velozmente se abalanzó hacia sus piernas y lo derribó. El intruso hizo varios intentos fallidos para escapar del ‘abrazo de oso’ por cerca de cinco minutos hasta que finalmente logró liberarse y salir corriendo ileso.

El joven, que estaba visitando el zoológico con dos amigas, quería impresionarlas perturbando al ‘indefenso’ animal. Sin embargo, el mamífero demostró que a pesar de parecer una tierna criatura es en realidad un animal salvaje que puede ser muy agresivo… además de un temible luchador.