Dos terremotos, ambos de 5,1 grados de magnitud en la escala de Richter, provocaron este viernes pánico en la provincia de Manisa, en la parte occidental de Turquía, pero sin causar heridos, según las primeras informaciones.

El hipocentro del primer sismo, que tuvo lugar a las 1:09 p.m. (hora local), se sitúa a 5,5 kilómetros de profundidad en el municipio de Selendi, a unos 150 kilómetros al este de la capital provincial de Manisa, según los datos del observatorio sísmico de Kandilli.

El segundo, de igual magnitud, se registró una hora más tarde, a las 2:12 p.m. (hora local), con el epicentro en la propia Manisa, una ciudad de un millón de habitantes situada a una veintena de kilómetros de Esmirna.

El primer terremoto se sintió en las provincias vecinas hasta una distancia de 200 kilómetros y causó cierto pánico.

No obstante, las autoridades locales confirmaron al diario “Hürriyet” que no se registraron heridos ni, al parecer, daños materiales.

Aunque el segundo seísmo, al producirse cerca de una gran urbe, motivó mayores reacciones de miedo y muchos habitantes abandonaron sus casas y oficinas de forma precipitada, tampoco ha causado daños a personas, según las primeras informaciones difundidas por la cadena NTV.

En algunas casas han aparecido grietas y los expertos han pedido a los ciudadanos que informen a las autoridades de los daños en sus viviendas, pero aseguraron que, si no los hay, pueden regresar a sus hogares sin peligro.

Entre los dos terremotos hubo cinco temblores de entre 2,4 y 3,2 grados de magnitud en la misma zona, según el registro de Kandilli, y los expertos pronostican que aún seguirán muchos más, pero esperan que sean de menor magnitud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here