El presidente saliente, Barack Obama, utilizó su discurso de despedida para alabar a sus dos hijas como su mayor logro… pero faltaba una.

La primera dama Michelle Obama abrazó a Malia, mientras el presidente hablaba:

“Malia”, dijo Obama, señalando a su hija mayor, “… y Sasha, en las más extrañas de las circunstancias, se han convertido en dos jóvenes increíbles. Son inteligentes y hermosas pero lo más importante, son amables y atentas.

“Llevaron la carga de años de estar ante las cámaras con tanta facilidad..

“De todo lo que he hecho en mi vida, de lo que me siento más orgulloso, es de ser su padre”.

Mientras tanto, los usuarios de internet comenzaron a buscar a la ausente Sasha, usando el hashtag #whereissasha.

Entre las teorías, Sasha estaba en una misión antiterrorista de élite o en busca de las declaraciones de impuestos del presidente electo Donald Trump.

La verdad es un poco más mundana. Un alto funcionario del gobierno dijo Sasha se perdió el discurso porque tiene un examen en la mañana.

Sasha, de 15 años, es una estudiante de secundaria en la prestigiosa escuela privada Sidwell Friends, en Washington.