Temas del momento

Aumenta la llegada de indocumentados centroamericanos a Estados Unidos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, admitió este martes que la llegada de indocumentados centroamericanos a su país ha crecido en el último año por la “desesperación” en Honduras, El Salvador y Guatemala. Obama afirmó que la estrategia para estabilizar esas naciones puede tardar “una década” en completarse.“(La llegada de indocumentados centroamericanos) se disparó en 2014, volvió a bajar en 2015, y ha vuelto a subir este año porque todavía hay desesperación en Centroamérica. Pero no ha llegado a los niveles que vimos en 2014”, dijo Obama en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

La cifra de inmigrantes indocumentados que cruzó la frontera entre México y EE.UU. creció un 23 % durante el año fiscal que terminó en septiembre pasado, hasta 408.870 personas, respecto al periodo anterior, según informó este lunes el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) estadounidense. Ese dato pone de relieve la creciente inmigración desde Centroamérica a Estados Unidos, una tendencia que alcanzó su punto de mayor repercusión mediática en el verano de 2014, cuando miles de niños cruzaron solos la frontera tras un largo y peligroso viaje.

Niños que cruzaron solos la frontera

El incremento de niños que cruzaron solos la frontera entre México y Estados Unidos fue del 50 %, pues en este año fiscal se registraron 59.692 detenciones frente a las 39.970 del periodo anterior. A pesar del aumento, el cruce y aprehensión de menores es más bajo que en 2014, cuando 68.541 niños llegaron a Estados Unidos.Obama se refirió a la inmigración desde Centroamérica cuando comentaba el tema de la llegada masiva de refugiados de distintos países a Europa, al recordar que Estados Unidos también ha afrontado un gran flujo de inmigrantes procedente de Guatemala, El Salvador y Honduras en los últimos años de su mandato.Recordó que hace dos años encargó a su vicepresidente, Joseph Biden, “diseñar un plan” en conjunto con esos países para afrontar las causas de raíz que provocan la emigración, como la pobreza y la violencia, y Estados Unidos aumentó sus fondos “para lograr una Policía más eficaz” e “invertir en la juventud” local, entre otras medidas. “Esto no va a ocurrir de la noche a la mañana, será potencialmente una lucha que durará una década”, opinó Obama.

“Pero mientras tanto, insistimos en que esos países nos ayuden a difundir el mensaje de que este es un viaje peligroso hacia Estados Unidos y que si llegas aquí es probable que tengas que volver; a intentar desalentar este trayecto peligroso, pero también a entorpecer los esfuerzos de los traficantes de personas que abusan de la desesperación de esta gente para ganar dinero”, agregó.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.