Si usted ha buscado su nombre en Google y no aparece su nombre ni su foto puede que no sea una buena señal en un escenario profesional como el que se vive en la actualidad. Los empleadores se están apoyando de los datos que encuentran en redes sociales como LinkedIn para conocer mejor a sus candidatos antes de contratarlos.

Si bien las redes sociales son usadas para compartir información con sus amigos y familiares, algunas se han convertido en el mejor medio para mostrar su perfil profesional. LinkedIn ha logrado una plataforma sencilla y práctica de “vender” sus habilidades a empresas interesadas en contratar.

Por lo general, las redes sociales como Facebook, separaban la vida profesional de la personal; esa ha sido precisamente la razón del éxito en los últimos años de LinkedIn: atraer empleadores y personas que únicamente desean publicar sus aptitudes y grados académicos. Ahora, Facebook quiere entrar a competir con LinkedIn introduciendo un apartado dentro de su plataforma que esté enfocado en ayudarle a conseguir empleo.

Facebook como bolsa de empleo

La idea es que las empresas podrán publicar sus ofertas de empleo en sus respectivos perfiles de Facebook. Dichas ofertas se verán destacadas en el apartado de “últimas noticias” de los usuarios que siguen a determinadas empresas, es decir, no tendrán que buscar las ofertas, sino que ellas se verán automáticamente cuando abra la aplicación y, por si fuera poco, al activar la opción de notificaciones le avisará de una nueva publicación en tiempo real.

Luego que el usuario ve la oferta de empleo, se habilita la opción “Aplicar ahora”, la cual lo llevará directamente a una ventana -sin necesidad de abrir una segunda página web- que es un formulario donde debe llenar datos específicos que le pide la empresa y otros más básicos que se autocompletan con la información disponible en su perfil.

Por otro lado, la solicitud a la vacante será enviada al perfil de la empresa quien lo contactará directamente por medio de la extensión de chat Messenger, es decir, nunca tendría que salir de Facebook durante todo el proceso.

Además, si la oferta que está viendo en las noticias de su perfil no le interesa pero sí conoce a algún amigo que pueda aplicar, puede etiquetarlo y de paso viralizar la información.

Esta función al parecer fue creada por el equipo de Facebook, luego del interés de manifestaron las medianas y pequeñas empresas de hacer públicas sus vacantes en una plataforma de amplio alcance. A esta herramienta se sumarían las grandes empresas y corporaciones que, por el momento, hacen uso de LinkedIn.

La competencia por ganar contratos de publicidad de millones de dólares está en vilo con la entrada de Facebook a este mercado en el que sigue dominando LinkedIn, por ahora. Las empresas pagan por las bases de datos en las que identifican nichos donde enfocarse, además de un costo por la visibilidad de la empresa en la plataforma. Facebook ofrecerá ese servicio a las empresas, lo mismo que hace LinkedIn hoy.

La mayoría de las personas que están registradas en LinkedIn tienen perfiles académicos y profesionales con alta cualificación. De igual forma las empresas que publican allí son muy reconocidas y eso es lo que quiere cambiar Facebook de alguna manera. Las ofertas de empleo vendrán de todo tipo de empresas y para los nichos correspondientes; Facebook es la red social con el mayor número de usuarios activos, así que su nueva herramienta beneficiará a todos: empresas, usuarios y Facebook.

Privacidad

Facebook se utiliza casi siempre para compartir información (fotos, videos, publicaciones, etc) muy personal a la lista de contactos. El hecho de que ahora se utilice como puente entre las empresas y los usuarios no deja de ser polémico, pues los nethunters (reclutadores en redes) tendrían acceso a información personal y hasta intima.

Es decir, si usted es de los que acostumbra a publicar fotos y videos en situaciones vergonzosas o publicaciones  que generan polémica y división como las políticas, tal vez ahora lo pensará dos veces. También genera dudas sobre la información que puede venderle la red social a las empresas, como fotos privadas o conversaciones en Messenger.

Por su lado, Facebook se defiende y dice que lo que quiere es ayudar a los desempleados a encontrar más fácil y rápido un trabajo.

Según encuestas, aproximadamente el 83% de los usuarios de Internet buscan empleo en redes sociales y los empleadores se hacen una imagen previa de sus candidatos accediendo a fotos y publicaciones en sus perfiles e incluso toman una decisión anticipada dependiendo de lo que vean.

Las posibilidades de encontrar un empleo y de hacer parte de grupos específicos de profesionales aumentan o disminuyen de acuerdo a cómo ven su perfil, ya sea formal o informal. Un informe de Adecco asegura que para el 69% de las oficinas de recursos humanos un candidato tiene más posibilidades de ser contratado si tiene un perfil activo en redes sociales.

Aunque la herramienta solo está disponible en Estados Unidos y Canadá, se espera que su lanzamiento en el resto de países se lleve a cabo durante este año gradualmente.

Fuente: Revista Semana