Ejecutivos de Samsung se arrodillan para pedir perdón por el Galaxy Note 7

La pesadilla del Galaxy Note 7 parece no tener fin para Samsung. En un intento de volver a ganar la confianza de los consumidores, una veintena de ejecutivos surcoreanos y chinos de la compañía se arrodillaron en una reunión con distribuidores locales en China el pasado sábado.

¿La razón? Agradecer que siguieran confiando en la marca y disculparse por el fiasco del Galaxy Note 7. Samsung retiró su dispositivo en el mercado chino semanas después de que se hubiera congelado en Estados Unidos, retraso que causó enfado en los consumidores.

Sin embargo, según cuenta la web económica Quartz, la acción de los ejecutivos de Samsung tampoco ha sido bien recibida. En la cultura china, ponerse de rodillas es un gesto que se reserva para rendir homenaje a figuras de autoridad en la familia, héroes, profesores, mártires o para casos muy desesperados.