La aparición de casos de fiebre amarilla en Brasil a levantado las alarmas de las autoridades de salud en el país quienes ya están tomando medidas para cerrar fronteras a esta enfermedad.