No estás comiendo las porciones adecuadas.

Mientras más cerca estás de la meta, más difícil suele ser perder grasa, por lo que es necesario hacer ajustes en las cantidades de comida y calorías que ingieres, o buscar quemar mucho más.

Si has dejado de ver los resultados, debes prestar atención al control de las porciones. En primer lugar, familiarizarte con lo que realmente debes comer. Por ejemplo, una porción de carne es de tres onzas (aproximadamente del tamaño de una baraja de cartas) y una porción de helado es la mitad de una taza (aproximadamente del tamaño de una pelota de tenis). Entonces, recuerda, es necesario medir.

Haces comidas trampa muy seguido

Te recompensas por lo duro que trabajaste en el gimnasio, pero a veces sueles consumir más calorías de las que quemaste, por lo que todo el esfuerzo queda totalmente anulado. En lugar de elegir alimentos que pueden hacerte estancar, elije porciones más pequeñas de los dulces que realmente ama, como una onza realmente deliciosa de chocolate negro o una cucharada de tu helado de vainilla favorito.

No te mueves lo suficiente fuera del gimnasio

Cuando comiences a ejercitar más, puedes experimentar algo llamado “inactividad compensatoria”, de acuerdo con el doctor norteamericano e investigador del ejercicio John Raglin. Eso significa que puedes estar haciendo más ejercicio, pero moviéndote menos durante el día. Y eso es un gran error: si estas enfocado en mantenerse al día con tu pérdida de peso, caer en este hábito de no moverte después de hacer ejercicio realmente puede retenerte, asegura Raglin. “No te pierdas las oportunidades de caminar, ser activo, o tomar las escaleras”, dice. “Es una pequeña diferencia, pero estás manteniendo tu metabolismo.”

No estás siendo consistente en el gimnasio

La consistencia es crucial cuando estás tratando de perder ese último peso de más. De hecho, no presentarte a un solo entrenamiento puede aumentar sus probabilidades de saltarte otro en un 61%, según una investigación británica.

Para un programa de pérdida de grasa, debes centrarte en una rutina el tiempo suficiente como para realmente dominarla. Cuanto antes te conviertas en un experto en un ejercicio, más beneficios te aportará, lo que significa que puedes agregarle más peso, ayudándote a ganar y retener músculo, lo que a su vez te ayuda a quemar más calorías durante todo el día y evitar la grasa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here