Estudiantes del instituto Primero de Mayo se tomaron las instalaciones en protesta contra el director de este colegio público de San Pedro Sula.

Los protestantes exigen la destitución del director del colegio, de quien aseguran que se ha negado a rendir cuentas sobre el manejo de los recursos de la institución educativa.

Los dirigentes del movimiento de presión denuncian que cada uno de los 2,000 alumnos realizan el pago de 500 lempiras; sin embargo, se desconoce el destino de tales fondos.

Las computadoras y materiales son aportados por los padres de familia. Entonces: ¿Dónde están esos dineros aportados por los estudiantes?, se preguntan los jóvenes al demandar, igualmente, que se presente un informe sobre el manejo irregular de la administración del Instituto.