Sospechosa jugada política en cambio de domicilio