Reclusos por asesinato del hijo de la rectora y de Eduardo Gauggel van al Pozo

El presidente de la República, Juan Orlando Hernández, anunció hoy el traslado a la cárcel de máxima seguridad de El Pozo, localizada en Ilama (Santa Bárbara), de los reclusos sentenciados por los asesinatos de dos universitarios, uno de ellos el hijo de la rectora de la UNAH; del exdiputado y exmagistrado Eduardo Gauggel y de su hijo, y del experto en lucha contra el narcotráfico Alfredo Landaverde.

Rafael Alejandro Vargas Castellanos (hijo de la rectora Julieta Castellanos) y Carlos David Pineda eran estudiantes de Sociología y Derecho, respectivamente, en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), y fueron asesinados la madrugada del 22 de octubre de 2011.

Este crimen fue perpetrado por los exagentes de la Policía Nacional José Rubén Pozo, Wilson Roberto Cardona y Gabriel Donatilo Mancía Hernández, quienes fueron sentenciados en juicio oral y público a 58 años de prisión el 7 de abril de 2014.

Además, Santos Arnulfo Padilla Rodríguez, a quien el Tribunal de Sentencia condenó a 66 años de cárcel, en virtud de haber sido la persona que disparó contra los jóvenes de acuerdo al testimonio de sus mismos compañeros.

En el caso de los abogados Eduardo Gaugel Rivas y su hijo, Eduardo Gaugel Mejía, quienes fueron asesinados el 10 de abril de 2015, ayer martes un tribunal de justicia de San Pedro Sula condenó a 36 años y 8 meses de prisión a Gabriel Enrique Ponce y Fredy Mauricio Mejía Castellanos, mientras que otros dos involucrados andan prófugos.

Asimismo, Marvin Noel Andino Mascareño, quien el 7 de abril de 2014 fue condenado a 22 años de cárcel por el asesinato de Alfredo Landaverde, pena que terminará de cumplir en la cárcel de máxima seguridad de El Pozo, al igual que los sentenciados por los crímenes de los estudiantes universitarios y de los abogados Gauggel.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.