Olvidados por sus familiares se encuentran una gran cantidad de difuntos en el cementerio general de San Pedro Sula, donde el deterioro de las sepulturas evidencian la poca importancia que tienen.

Las autoridades están preparando un informe para solicitar la reparación de algunas tumbas.