Está claro que las declaraciones hechas por el Portavoz sobre el proceso electoral en Honduras han sido malinterpretadas. Los medios de comunicación y otros están interpretando las declaraciones del Portavoz como oponiéndose a la candidatura del Presidente Hernández a la reelección en Honduras.

El gobierno de los Estados Unidos no se opone a que el Presidente Hernández u otros se presenten a la reelección de acuerdo a los procesos democráticos de Honduras. Esto corresponde al pueblo hondureño determinar su futuro político a través de sus instituciones y procesos democráticos.

Instituciones democráticas fuertes producen democracias exitosas, y poner límites al mandato presidencial, que entendemos el Presidente Hernández ha pedido, refuerza este principio.