La crisis se agudizo en el Instituto Primero de Mayo de la Colonia Fesitranh en San Pedro Sula cuando padres y alumnos tomaron la decisión de paralizar las clases debido a alguna anormalidades que se han presentado por parte del director y otros maestros.