Hoy a nivel Noroccidental y Atlántico no se ha registrado ninguna muerte violenta.