Meryl Streep no ha mencionado ni una sola vez a Donald Trump en el discurso de agradecimiento que ha dado tras recoger su noveno Globo de Oro. Ni falta que le ha hecho: todo el mundo sabía a quién iban dirigidas sus emotivas y duras palabras. 

Streep, que esta vez se llevó el premio honorífico, recordó el incidente que protagonizó el futuro presidente de los Estados Unidos cuando se burló de un periodista discapacitado, en uno de los momentos más controvertidos de la pasada campaña electoral: “La falta de respeto incita a más faltas de respeto. La violencia, a más violencia”, ha asegurado la intérprete, que también ha advertido que si los más poderosos abusan de los débiles todos los demás los imitarán.

La laureada actriz estadounidense, de 67 años de edad, también hizo un homenaje a la diversidad mencionando el origen de muchos de los actores que se encontraban presentes en el en el hotel Beverly Hilton de Beverly Hills, California:

¿Qué es Hollywood, salvo un grupo de gente de todas partes? Ruth Negga, (protagonista de Loving), es de origen irlandés y etíope. Natalie Portman, de Jerusalén. Dev Patel es británico, criado en Londres, hijo de inmigrantes indios y nacido en Kenia. Ryan Gosling es canadiense como toda la gente agradable. Hollywood avanza gracias a los extranjeros y a los que llegan de afuera. S i los echamos a todos, no tendremos nada para ver más que fútbol y artes marciales combinadas, que no es un arte”. 

Ese homenaje a la diversidad puede ser traducido como un ataque indirecto a las ideas de Trump, que en multitud de ocasiones se ha mostrado en contra de los mexicanos, de los musulmanes y en general, de cualquier extranjero que pueda llegar a Estados Unidos para ganarse la vida. Pero el ataque directo se ha producido cuando ha recordado la mofa de Trump a un periodista discapacitado:

“El trabajo de un actor es sacar a la luz la vida de otras personas que son distintas, para que se los conozca. Aquí hay grandes actores que han interpretado grandes papeles, pero este año ha habido uno que me ha conmovido: ese momento en el que la persona que va a sentarse en el asiento más preciado de este país se rió de un periodista discapacitado. No fue en una película, sino en la vida real”.

Fiel a su sorprendente estilo -para un inminente presidente de los Estados Unidos- de responder cualquier tipo de crítica, Donald Trump ha asegurado en una entrevista concedida al New York Times que el discurso de Meryl Streep no le causa extrañeza, ya que la cataloga de ‘seguidora de Hillary Clinton‘. Y poco después se ha lanzado a tuitear en contra de la actriz:

Meryl Streep, una de las actrices más sobrevaloradas de Hollywood, no me conoce pero me ha atacado la pasada noche en los Globos de Oro. Ella es…

…una lacaya de Hillary que ha perdido mucho. Por 100 vez, no me burlé de un periodista minusválido (nunca lo haría), simplemente le mostré… 

Publicidad