Temas del momento

Real Madrid, líder imparable en España

El Real Madrid empezó el derbi liguero contra el Atlético sabiendo que iba a mantener el liderato pasara lo que pasara, tras el tropiezo del Barcelona contra el Málaga, y se fue del Vicente Calderón más afianzado en el liderato que nunca. Cuatro puntos de ventaja sobre el Barcelona y nueve sobre un Atlético que se descuelga de la lucha por el título de Liga. Fue un 0-3 demasiado abultado por lo visto en el césped y que permitió a Cristiano Ronaldo darse un festín goleador.

El último derbi liguero en el Vicente Calderón se empezó a definir desde la pizarra. El técnico del Atlético de Madrid, Diego Simeone, dibujó un
4-4-2 con la novedad arriba de Fernando Torres como pareja de Griezmann, que regresó a tiempo, aunque le costó toda una parte ‘enchufarse’. El once de Zinedine Zidane, su ‘colega’ en el banquillo blanco, estuvo condicionado por las bajas y contrarrestado con un 4-2-3-1 en ataque con Cristiano Ronaldo de ‘9’ -Benzema se quedó en el banquillo- y detrás una línea de tres mediapuntas con Lucas Vázquez y Bale por bandas e Isco apareciendo por todos los lados y creando muchos problemas. En defensa, su sistema se asemejó más al del ‘Cholo’, bajando los extremos al centro del campo.

Fue un derbi de desgaste, mucho desgaste. Ni unos ni otros quisieron dar tregua de inicio, conscientes de que en este tipos de partido, el que marca primero tiene mucho ganado. Inició las hostilidades un chut a la mediavuelta de Saúl que salió fuera. Fue en el minuto 8 y tres después, llegó la réplica en un centro de Marcelo cabeceado por Cristiano Ronaldo y desviado de forma milagrosa por Oblak en la misma línea de gol. Entró medio balón… no fue suficiente.

El meta esloveno salvó la segunda a los 20 minutos, en un chut raso de Modric tras una buena acción colectiva de los blancos. Pero Oblak ya no pudo hacer nada en el 22′, cuando Cristiano sacó una falta lejana y Savic, que estaba en la barrera, desvió el balón con la mala suerte que cambió la trayectoria y se fue a la red.

El gol dejó ‘tocado’ a un Atlético al que le costó un mundo reaccionar. El Madrid, mejor situado en el campo, ocupó con mayor acierto todos los espacios, pero su superioridad y evidente sacrificio no se reflejó en más ocasiones de gol y permitió que su gran rival ciudadano se marchara con vida a los vestuarios. Quedaba un halo de esperanza para los rojiblancos.

SALIDA EN TROMBA DEL ATLÉTICO QUE NO DA RESULTADO

Y apareció con otra cara el Atlético tras el descanso. La bronca de Simeone debió ser de órdago, pues sus jugadores entraron al césped como cohetesy en el 47′, una fenomenal rosca de Carrasco a punto estuvo de terminar en gol. Y solo dos minutos después, el centro chut de Griezmann no encontró rematador, pero sirvió para que el francés se conectara por fin al partido, y con él, todo el estadio.

El Calderón ya era un infierno y Simeone se encargaba, brazos arriba, de que el ambiente ‘se comiera’ la confianza del Madrid. La presión colchonera fue muy intensa durante 20 minutos, pero los blancos respondieron al asedio cómo pudieron y pasada la tormenta, volvieron a aparecer en ataque.

Tras un ‘pique’ entre Cristiano y Koke que teminó con amarilla para ambos, Isco chutó al palo desde fuera del área en el 67 tras rechazar Oblak. Fue el preludio del segundo. CR7 se encontró con un balón largo y Savic, desafortunado todo el partido, se medio resbaló y dejó la pierna en alto. Contacto que aprovechó el portugués para dejarse caer y que se señalara la pena máxima. Penalti dudoso. Todo lo que asusta e impone Oblak en el resto de jugadas prácticamente da risa desde los 11 metros. Se volvió a tirar al lado contrario y el segundo subió al marcador.

SENTENCIA BLANCA

A poco menos de 20 minutos para el final, y con el Atlético agotado por el esfuerzo anterior, ya no le quedó emoción al derbi. Y más cuando en el 76′, CR7 solo tuvo que empujarla para firmar el ‘hat trick’ después de que Bale le hiciera todo el trabajo en una gran incursión y un medido pase.

El Atlético aún tuvo fe para crear alguna ocasión de gol, como una ‘in extremis’ de Carrasco ante Keylor Navas, pero terminó roto y a nueve puntos de un Madrid que, aunque fue superior, el marcador final se antoja excesivo. El Madrid salió del Calderón más líder, pero aún tiene que visitar el camp Nou de aquí dos jornadas…