Es verdad que no es la primera vez que vemos a alguien jugarse la vida por un ‘selfie’ (seguro que te acuerdas de los temerarios ‘Turistas del Este’), pero nunca habíamos visto a una modelo protagonizando una sesión de fotos tan extrema como la que ha compartido en su cuenta de Instagram. Hablamos de Viki Odintcova (@viki_odintcova), la explosiva rusa que se ha colgado de un rascacielos de Dubái con el brazo de su fotógrafo como única protección de seguridad. ¿No te lo crees? Pues echa un vistazo a las siguientes imágenes. ¿Quién dijo vértigo?