Durante los saqueos que se registraron en supermercados y tiendas en protesta por el gasolinazo en México, durante días se debatió la autenticidad de una foto en la que aparecía un perro aparentemente robando con toda calma una bolsa de papas fritas en medio del caos.

Mientras se debatía si la imagen era verdadera o no, el can recibió el apodo de “Saqueadorcito”. Ahora se sabe que los hechos son verdaderos y que el perro se llama Max vive en Chetumal, Quintana Roo (Sureste) y que aprovechó el caos para tomar la bolsa porque le gusta comer papas fritas.

Sin rencor alguno, los dueños de la tienda saqueada Dunosusa, localizaron al perro, no para meterlo a la prisión, sino para regalarle una caja de papas frituras para que siguiera disfrutando de su golosina favorita y un costal con 25 kilos de alimento.

Un video que circula en redes sociales muestra el momento de la entrega de regalos al “Saqueadorcito”. “A pesar de la mala racha que vive el país, Max vino a alegrarnos un poco… Entre las patrullas, el alboroto y los detenidos, el Max vino a calmar esos ánimos”, dice un representante de la tienda a los dueños del ahora famoso can, la familia Sosa Gama.

La fama del can también lo hizo acreedor a un vale por un año de una veterinaria local para que durante un año pueda tener cortes de cabello gratis.