Connor, el niño enfermo que no puede hablar y que se comunica a través de su perra sorda

Connor y Ellie tienen mucho en común, a pesar de que él es un niño, y ella una perra. El chico de 6 años nació con un problema genético que le impide comunicarse de forma verbal: no puede hablar. La bóxer es sorda. Y por eso los dos son almas gemelas.

Connor Guillet y Ellie tienen problemas para entenderse con el mundo, pero no tienen ninguno para entenderse entre ellos. La química entre los dos es brutal, y en tan solo dos semanas se han hecho inseparables.

Aunque los perros no deberían ser jamás un regalo de Navidad, porque para tenerlos en casa es necesario un análisis sosegado para saber si va a ser bien recibido por toda la familia, para evitar futuras situaciones de abandono, Ellie ha sido el regalo que Papá Noel tenía preparado para el niño. Y no ha podido acertar mejor.

A pesar de sus problemas, los dos parecen entenderse a la maravilla con un idioma universal: el del amor y el cariño.

“Estamos acogiendo a una bóxer abandonada y es increíble con mi hijo. Es la más amable y cariñosa perra que existe. Lo más bonito es que tanto mi hijo como la perra se hablan el uno al otro”, asegura Brandi, la madre de Connor, que ha compartido la historia de los dos en la página de Facebook de Love What Matters y ha conseguido una enorme repercusión: más de 57.000 ‘me gusta’ y 4.600 compartidos.

Brandi recomienda a todo el mundo que adopten perros sordos. “Ella es un fichaje perfecto para la familia. Hemos sido bendecidos con Ellie”. Seguro que el sentimiento es recíproco.

Que opina sobre esto?

Tu dirección de correo no será publicada.