La búsqueda de puntos del Swansea no puede esperar mucho tiempo más. Su clasificación como 17mo en la Premier lo posiciona cerca del descenso, y para poder salir de esto, confían en su nuevo técnico de la Concacaf.

Porque el estadounidense Bob Bradley se hará cargo de llevar adelante la remontada del equipo galés y de esta manera se transformó en el primer entrenador de la confederación en llegar a la cuna del fútbol mundial.

Bradley, de experiencia en Noruega, Francia y Egipto, sucederá al italiano Francesco Guidolin, quien no pudo lograr una buena campaña.