La crisis deportiva que atraviesa el Barcelona podría ser poca cosa en comparación con la que se liaría como la renovación de Leo Messi no se desbloquee. A menos de dos años para la conclusión de su contrato, queda libre el 30 de junio de 2018, las posturas entre jugador y club sigue muy distantes sin evidencias de entendimiento a corto plazo.

El diez de Argentina siempre dijo que de la Ciudad Condal solo se iría para jugar en Argentina con Newell’s Old Boys al final de su carrera. Unas palabras que ahora podrían caer en saco roto por las discrepancias con Josep María Bartomeu, su poca afinidad con Luis Enrique y la pérdida de competitividad de un equipo que la jornada pasada sufrió para vencer en casa al Leganés. Precisamente, Messi hizo el tanto del triunfo, pero no lo celebró muy efusivamente. La situación es complicada en la Liga, pese al favor del Valencia, como también en la Champions League, donde tras el 4-0 en Paris el Barça necesita casi un milagro para pasar a cuartos de final. Pero en fútbol todo es posible y más con Messi en un terreno de juego. Los hay que aún confían en la remontado y no dudan en apostar online con bet365 a que los culés dejarán fuera al PSG.

El jugador no tiene prisa

Las mejoras de sueldo que el astro argentino ha ido amasando desde que diera el salto al primer equipo no se pueden contar con los dedos de una mano, pero la cuestión ahora es ampliar sus años de estancia y eso no pasa desde 2014. Por entonces, las diferencias con la actual directiva no eran tantas como en la actualidad y no solo por cuestiones económicas. Bartomeu y sus colaboradores no gozan de mucha simpatía entre la plantilla, como quedó de manifiesto en una reciente entrevista a Dani Alves. El lateral se jactó públicamente de haberse ido sin dejar dinero en la caja y lo mismo podría ocurrir con Messi en 2018, salvo que el Barça mueva bien sus fichas. Aunque no convenciera a Alves, sí ha sido capaz de retener a Luis y a Neymar, quien en verano firmó hasta 2021.

Messi suele tomar decisiones en frío y posiblemente esperará a que acabe la temporada para decidir su futuro. Una nueva cara en el banquillo y un retoque a la actual plantilla, con fichajes de constatada calidad, pueden ayudar a que acepte seguir vistiendo de azulgrana como hizo con la albiceleste, cuando parecía que nunca más representaría a Argentina. El mediapunta sabe, además, que el tiempo juega a su favor. Ofertas no le faltarán y con propuestas sobre la mesa podrá exigir más al Barça. Con el Manchester City se le ha relacionado en varias ocasiones y más desde que Pep Guardiola es el entrenador, hasta el punto de negarse el catalán a contestar más preguntas sobre la posibilidad de ver Messi disputando la Premier League como ‘citizen’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here