Un ciudadano germano ruso fue detenido como sospechoso de perpetrar el atentado contra el autobús del equipo de fútbol del Borussia Dortmund, informó la Fiscalía federal alemana.

La Fiscalía reveló que el presunto atacante, identificado como Sergej W., al parecer, actuó por motivos económicos.

Según un comunicado de la Fiscalía, Sergej W., de 28 años de edad, adquirió el 11 de abril, el mismo día del atentado, un total de 15 mil opciones o derechos de venta de acciones de Dortmund, con un plazo de vencimiento hasta el 17 de junio de 2017, que pagó con un crédito que había contraído una semana antes.

De acuerdo con la Fiscalía, con el atentado contra el autobús del Dortmund, el sospechoso pretendía lograr una caída considerable de las acciones y lucrarse así con la venta de los títulos al precio establecido previamente al adquirir los derechos de venta de los mismos.

El detenido está acusado de intento de asesinato, de provocar una detonación con material explosivo y de lesiones físicas graves.

La detención se produjo en la región de Tubinga, en el estado federado de Baden Württemberg, en el sur de Alemania, después de que las autoridades llevaran una semana sobre la pista del sospechoso tras recibir un aviso desde círculos financieros y una denuncia desde una entidad bancaria por posible lavado de dinero, según informa “Der Spiegel”.

El comunicado de la Fiscalía precisó que la adquisición de las opciones put se llevó a cabo desde la dirección IP del hotel L’Arrivée, donde se encontraba alojado el Dortmund y también el detenido.

Al parecer, el hombre llevaba instalado desde el 9 de abril en una habitación del hotel en la última planta, con vistas al lugar donde posteriormente tuvo lugar el atentado.

El sospechoso reservó, a mediados de marzo, una habitación entre los días 9 y 13 de abril y entre el 16 y el 20 del mismo mes, períodos que comprenden tanto el partido de ida como el de vuelta de la Liga de Campeones entre el Borussia y el Monaco, ya que en el momento de la reserva todavía no se sabía cuál de los dos encuentros tendría lugar en la ciudad alemana.

La Fiscalía recordó que los tres artefactos explosivos fueron colocados en un arbusto en un tramo de doce metros en el recorrido del autobús en el que se iban a trasladar los jugadores del Dortmund y fueron activados por control remoto y de manera separada.

Según el comunicado, el primer y el tercer artefacto se encontraban ubicados cerca del suelo, mientras que el del medio había sido colocado aproximadamente un metro por encima, una altura demasiado elevada que reduce el alcance del mismo.

La Fiscalía precisó que el autobús del equipo no estaba blindado, sino equipado con vidrios de seguridad y que en el momento del ataque circulaba a una velocidad de unos 23 kilómetros por hora.

El autobús resultó dañado tanto en la zona delantera como trasera, con varios cristales rotos y en la cabecera del segundo asiento, en la última fila, quedó incrustado uno de los trozos de metal que contenían los artefactos.

En el lugar de los hechos, señaló el comunicado, fueron hallados tres textos idénticos, en los que no se encontraron huellas dactilares, que apuntaban a motivos islamistas, aunque los expertos manifestaron serias dudas sobre un posible trasfondo yihadista.

El 13 de abril, las redacciones del diario “Tagesspiegel” y del grupo “Welt/N24” recibieron un escrito que supuestamente confirmaba un trasfondo de extrema derecha, pero la Fiscalía subrayó que por el momento nada parece indicar que el texto procediera del autor del atentado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here